Sobre el apoyo de algunas organizaciones de AP al copago por renta

Ante la noticia de que algunas organizaciones de médicos de Atención Primaria apoyan que los ciudadanos paguen por sus medicamentos en función de la renta , la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública quiere aclarar que:
1.- Esta medida ha sido aprobada únicamente por el denominado  Foro de Médicos de Atención Primaria en el que participan las sociedades de AP, la Organización Medica Colegial y el sindicato corporativo CEMS, y que excluye a la mayoría de los sindicatos que representan también a profesionales médicos, y a otras organizaciones profesionales como la nuestra, por lo que en modo alguno puede arrogarse la representatividad de los profesionales de AP.
2.- Tenemos conocimiento de que numerosos profesionales de AP y organizaciones autonómicas no comparten este posicionamiento de sus cúpulas.
3.- Estas organizaciones son beneficiarias de importantes ayudas de laboratorios farmacéuticos para congresos y otras actividades,  por lo que su posicionamiento en materia de copago  farmacéutico es cuanto menos cuestionable desde el punto de vista de la neutralidad profesional (la prescripción y el coste de la misma la decide el médico y no el usuario).
4.- Respecto al pago de medicamentos por niveles de renta desde la Federación queremos volver a recordar que el Gobierno no tiene identificados los niveles de renta de la población, como demuestra el elevado fraude fiscal,, la amnistía fiscal a los defraudadores o la supresión del impuesto de patrimonio que impide identificar a las personas con patrimonios elevados (que declaran rentas irrisorias). Es decir el incremento de esta tasa recaería una vez más sobre los asalariados que ya han sufrido un incremento impositivo en el IRPF.
Por otro lado los pensionistas (a los que se pretende cobrar los medicamentos prescritos en muchos casos por los médicos de AP  cobran una media de 750 euros al mes, el 74% gana menos de 1000 euros y solo  un número mínimo tienen retribuciones superiores, mientras que la mayoría tienen enfermedades crónicas y problemas de dependencia.

14 de abril de 2012