Manifiesto del PCE de Ciudad Real en el 1º de mayo

La realidad socioeconómica de nuestro país, pone de manifiesto el fracaso de las políticas neoliberales impuestas por la Troika y aplicadas desde 2010, primero por el PSOE y ahora por el Partido Popular.

Los resultados de la última EPA son demoledores, más de 6.200.000 desempleados, cerca de 2 millones de hogares con todos sus miembros en paro, 57% de desempleo juvenil, etc. En Castilla- La Mancha, la región donde con mayor agresividad se han aplicado las políticas de ajuste y recorte en los servicios públicos, los datos son aún peores. En la provincia de Ciudad Real hemos superado los 75.000 desempleados, 32,6 % de tasa de paro, es decir, por cada 2 personas que trabajan hay ya una en paro, una situación a todas luces insostenible.

Lo que el capitalismo y sus defensores persiguen con la aplicación de planes de ajuste y medidas “estructurales” como la Reforma Laboral, no es crear empleo, como pretenden hacernos creer, sino, por un lado, incrementar los beneficios empresariales a costa de la reducción de los costes laborales, abaratando el despido y reduciendo los salarios, estos cayeron un 8% en 2012, y por otro lado, financiar la deuda del sector privado, principalmente de la banca, mediante los recortes en servicios públicos esenciales (sanidad, educación, servicios sociales).

A pesar de este panorama, desde el PCE no encaramos el Primero de Mayo  con un espíritu derrotista, todo lo contrario, la respuesta de muchos ciudadanos/as en su lucha diaria representa un obstáculo para la expansión de estas políticas neoliberales de ajuste duro. Las mareas de todos los colores, las luchas de los afectados por los desahucios o los estafados por la usura sin límite de las entidades financieras, las batallas de los/as estudiantes por el derecho a una educación pública de calidad, las movilizaciones convocadas por los sindicatos, y un larguísimo listado de protestas ciudadanas, marcan el camino a seguir para la conformación de un Bloque Social Alternativo capaz de derrotar estas políticas.

Es por tanto indispensable, que este 1º de Mayo de 2013, sea el punto de inflexión para que las protestas ciudadanas y las movilizaciones obreras confluyan en un proceso de lucha conjunta contra las políticas impuestas por el capitalismo neoliberal.