Ante la muerte del genocida Jorge Rafael Videla

El asesino desarmoniza la naturaleza
Mezcla las estaciones y los vientos
Corta las manos de las alfareras!
(Armando Tejada Gómez,
fragmento El pez por la boca muere)
El pasado viernes moría en la cárcel de la localidad bonaerense de Marcos Paz, Argentina, el genocida y ex dictador Jorge Rafael Videla. Nacido en 1925, fue ascendido a Comandante en Jefe del Ejército en 1975, por la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón. Es el propio gobierno constitucional quien da sustento a las ideas golpistas, y lo hace a través del decreto Nº 2772 de 1975 mediante el cual ordena “la intervención de las Fuerzas Armadas en la ejecución de operaciones militares y de seguridad a los efectos de aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”.El entonces General Jorge Rafael Videla expresó claramente que subversivos o terroristas no son sólo los guerrilleros que empuñan un arma, sino también quienes atacan “a través de ideas contrarias a nuestra civilización occidental y cristiana a otras personas”.

Es decir, toda aquella persona que no piense como ellos deciden, son subversivos, terroristas que deben ser aniquilados.

Videla no fue el ideólogo del Golpe de Estado, fue el brazo armado, el ejecutor. Entre los ideólogos podríamos señalar a personajes como Alfredo Martínez de Hoz, oligarca argentino, relacionado con los Roquefeller y con el FMI, entre otros interesantes organismos y apellidos. No es casual que Martínez de Hoz y Videla hayan tenido varios encuentros previos al Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, y que inmediatamente de ocurrido éste, Videla lo nombre Ministro de Economía, cargo desde el cual acelera la neoliberalización de la economía argentina. Verdadera razón del Golpe de Estado.

El Golpe de Estado encabezado por Videla se autodenominó Proceso de Reorganización Nacional, cambió la estructura social y económica del país en beneficio de las multinacionales y de la oligarquía argentina.

Para efectuar ese cambio, no dudaron en la total asimilación de la política del Terrorismo de Estado, implementado de manera minuciosa, estudiada y consciente, realizada con el apoyo de representantes de la gran industria nacional e internacional, de grandes hacendados (estancieros), de buena parte del sector de grandes financieros.

Jorge Rafael Videla formó parte de la estructura que impulsó el Plan Cóndor, de colaboración entre las dictaduras militares del Cono sur de América para la represión de todo opositor. Plan Cóndor, que ideado y organizado por el Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos coordinó el secuestro, tortura y muerte de miles de dirigentes sociales y políticos de Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia.

El genocida Jorge Rafael Videla nunca se arrepintió de tantos delitos aberrantes cometidos bajo su responsabilidad.

Reconoció la existencia de listas parciales (“aunque desprolijas”) de desaparecidos, pero nunca colaboró para poder encontrarlas.

Afortunadamente para la lucha social argentina y Latinoamericana, el Genocida Jorge Rafael Videla no murió impune, sino cumpliendo prisión en cárcel común. Y no estaba solo en esa cárcel. La lucha contra la impunidad continúa en Argentina, y por supuesto también en España.

Jorge Grela. Miembro del Comité Ejecutivo del PCE 18/05/2013