El Partido Comunista de Valdepeñas apoya a los trabajadores del sector vinícola que piden un convenio justo

El Partido Comunista de Valdepeñas ha enviado un comunicado a los medios de comunicación en el que manifiesta su apoyo a los trabajadores del sector vinícola que piden un convenio justo.

El partido se ha referido a la concentración del 2 de octubre convocada por los sindicatos mayoritarios del sector, Comisiones Obreras y UGT, a las puertas de Bodegas Félix Solís, una de las bodegas más importantes del país. Ha señalado que “el objetivo de la convocatoria era reivindicar la firma de un nuevo convenio colectivo para el sector vinícola, que lleva más de tres meses bloqueado por la posición intransigente de la patronal. El objetivo de los empresarios del sector es llegar a 2019 evitando aplicar la subida salarial prevista. También pretenden bloquear la aplicación de diversas cláusulas del convenio como es el caso de la retroactividad del convenio, antigüedad y horas extra”.

Asimismo señala que “las empresas del sector del vino han subido su producción de manera exponencial en los últimos años y, por lo tanto, también se han incrementado porcentualmente los beneficios. A pesar de eso, los empresarios piensan dejar a los cerca 6,000 trabajadores y trabajadoras que dependen de este convenio en una situación desamparada. Debemos señalar también la difícil situación de los temporeros en tiempos de vendimia, la progresiva precarización del sector, el que un 15% de los trabajadores se contraten por empresas de Trabajo Temporal, entre otro tipo de abusos”.

Desde el núcleo del Partido Comunista en Valdepeñas han manifestado que apoyan las reclamaciones de los sindicatos y los trabajadores y trabajadoras del sector vinícola. “Apoyamos su lucha por un convenio justo y defendemos la negociación colectiva como herramienta fundamental de la clase obrera en su lucha por mejorar sus condiciones laborales”.

“También queremos reivindicar la construcción de un nuevo modelo de relaciones laborales basado en el control obrero de la producción y la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que blinde y refuerce los derechos de los trabajadores en materia de antigüedad, jornadas, horas extra, conciliación, maternidad y paternidad. Es necesario asegurar un salario digno y una política soberana en materia agraria e industrial con la nacionalización de los monopolios agroalimentarios”.