Por el desarrollo rural: NO a las macrogranjas.

Desde el Partido Comunista de España (PCE) en Cuenca manifestamos nuestra firme voluntad de combatir la despoblación en nuestra provincia, de mejorar nuestra calidad de vida y de generar un modelo productivo sostenible. Por ello, debemos rechazar de plano el modelo de ganadería intensiva que nos plantea la administración autonómica dirigida por el PSOE, a instancias de la industria cárnica, y que no hace sino agravar el problema de la despoblación y la sostenibilidad en su conjunto. Apoyamos por tanto a la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca, Stop Macrogranjas, en su lucha frente a las instalaciones ganaderas intensivas que asolan la provincia de Cuenca.

Por qué decimos NO a las macrogranjas en la provincia:

  • Actualmente hay una treintena de solicitudes de macrogranjas porcinas en trámite. Más las ya existentes. Ya no caben más, físicamente.
  • Hoy hay ya 400.000 cerdos en granjas en la provincia, frente una población de menos de 200.000 habitantes, y bajando. La industria cárnica quiere 1 millón de cerdos aquí.
  • Purines, gestión no resuelta: se esparcen en campos, pero se producen muchos más de los que se pueden gestionar así. El mal olor es evidente.
  • Los purines producen gases de efecto invernadero. Y se infiltran en la tierra contaminando los acuíferos con nitratos.
  • El consumo de agua se multiplica, en pueblos que en verano necesitan cisternas para consumo humano.
  • Malestar animal: hacinados en un pequeño espacio, hembras constantemente preñadas, atiborradas a antibióticos que pasan al ser humano con el consumo de carne, etc.
  • Destrucción empleo otros sectores por los que están apostando nuestro pueblos.
  • No crea empleo, con un operario por instalación basta.

El empleo en la industria cárnica es precario, temporal, parcial, o incluso en fraude a través de falsos autónomos, como ya están denunciando sindicatos e inspección de trabajo.

Quienes son responsables de este modelo insostenible:

  • La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Desde la llegada del PSOE al gobierno regional la ganadería industrial ha entrado en el modelo de desarrollo que la Junta fomenta, subvencionando estas instalaciones con hasta 100.000€ por puesto de trabajo. Cosa que nunca habían hecho. Las declaraciones de impacto ambiental en muchas ocasiones son vergonzosas. ¿Por qué?
  • La industria cárnica. Incarlopsa y Frivall son los dos mataderos que hoy existen en la provincia (en Tarancón y Villar de Olalla). Son estas empresas las que están detrás de los proyectos de macrogranjas. En el caso de Incarlopsa a través de Icpor, la empresa que solicita los permisos de numerosas instalaciones.

En el modelo económico capitalista da igual cómo se produzca, el caso es producir. Por eso no interesan las pequeñas explotaciones ganaderas tradicionales, que tienden a desaparecer. Interesa la producción a gran escala, que genera más beneficios económicos para el empresario. Aunque ello conlleve la destrucción del medio ambiente. Las y los comunistas apostamos por un modelo económico planificado, que ponga cabeza y control sobre la producción y que no dependa del poder económico de un empresario y su capacidad de influencia sobre el gobierno de turno. Un modelo que permita el retorno al medio rural y que evite que la gente joven tenga que emigrar a las ciudades, que colapsan en cuanto a contaminación, vivienda o movilidad, mientras que los pueblos están cada vez más vacíos.

La lucha da sus frutos, ya se han paralizado macrogranjas en Campillo de Altobuey o en Pozuelo (Albacete) ¡gracias a la presión vecinal!

¡Queremos nuestra Serranía, nuestra Alcarria y nuestra Mancha vivas! ¡Queremos nuestros PUEBLOS VIVOS!¡¡Stop Macrogranjas!!¡¡Stop Despoblación!!